📝
Historia
La historia de Vulcano es una historia de furia y resentimiento, de luz eterna y oscuridad extrema, fuerzas que se encuentran en una constante lucha por dominar por sobre la otra y conquistar el Universo entero.
Astrophel es una esfera de luz, antigua y primaria que surgió en medio de una galaxia vacía, donde no existía nada más que Astrophel y cientos de estrellas. Fue gobernada por el Gran Alpha desde sus comienzos, quien tuvo dos hijos: Aster, el heredero y Zenith, el hijo menor. Sin embargo, años previos a su muerte, la oscuridad se ciñó sobre esta esfera de luz. Las disputas aparecieron en diferentes puntos de Astrophel y se fueron alzando hasta llegar a la familia real. Las palabras, como serpientes, envenenaban los oídos de quienes las escucharan. Los problemas entre Zenith, Aster y Gran Alpha no tardaron en llegar hasta que fueron suficientes para quebrar la familia.
Con todo el dolor del mundo, el pueblo de Astrophel observó cómo el hijo heredero huía de la esfera, dejando atrás no solo a su familia sino también su vida y todo en lo que alguna vez había creído. Cuando el Gran Alpha pasó al otro lado, Zenith fue quien asumió el liderazgo.
Los acontecimientos que llevaron al distanciamiento y a las disputas entre la familia real permanecen ocultos, resguardados del conocimiento público en la profundidad de unas pocas mentes selectas que mantienen el secreto bajo llave, habiendo prometido protegerlo con su propia vida.
Nada se conocía del paradero de Aster, ya que no existía ninguna otra esfera o astro habitable en la galaxia. Poco a poco, tanto Zenith como los habitantes de la esfera de luz comenzaron a creer que estaba muerto y que habían perdido a un gran hombre. Destellos después, todo Astrophel fue testigo del surgimiento de una esfera nueva. Era completamente negra y solo los rayos rojizos rompían con su oscuridad. La conocieron como Vulcan I, gobernada por el sombrío Dark Aster. Su reaparición fue como un renacimiento, elevándose desde las cenizas de lo que alguna vez había sido.
Y con él nació una nueva ambición. Dark Aster no solo buscaba gobernar sobre esa esfera que era suya, sino también crear un día Vulcano: la primera galaxia de oscuridad, y enseñarle al mundo lo que la oscuridad podía hacer. Aún tiene un largo camino por delante para lograrlo y, lamentablemente, primero debe enfrentarse a su hermano. Principalmente porque él posee la llave para esta futura conquista. Segundo, porque ya es hora de borrar ese pasado que lo atormenta y alzarse por sobre la luz.
Las batallas son continuas y atraviesan ambas esferas por igual. Los verdes campos de Astrophel o los desolados desiertos negros de Vulcan I se convierten, con la llegada de una nave enemiga, en la cuna de una batalla. Todas las especies se ven forzadas a participar para proteger su tierra y reclamar lo que es suyo, aunque no de manera aleatoria. Desde el momento en que estas especies tocan la tierra, son clasificadas dentro de un sistema llamado “Rubicones” dependiendo de su poder y su capacidad en la batalla.
En el primer rubicón, el más bajo de todos, se encuentran Los Auxiliares. Se trata de especies que surgieron por la clonación con el objetivo de engrosar las filas de ambos bandos. Si bien son mayoría en sus números, poseen menos poderes. Pueden ser intervenidos mentalmente por el líder de su esfera, tanto para darles una orden general o para controlarlos en su totalidad durante la guerra. Tienen el objetivo común de proteger la esfera a la que pertenecen y preservarla, aunque eso les cueste la vida.
Un escalón más arriba, en el rubicón dos, se encuentran Los Afijos. Se trata de individuos capaces, entrenados para su posición que combaten con armas concordantes. Pueden ser intervenidos mentalmente por el líder de su esfera, ya sea para otorgarles una orden general o para controlar todos sus movimientos. Sin embargo, a diferencia del rubicón uno, poseen muchas más libertades y son capaces de dar órdenes de ser necesario.
Luego se encuentra el rubicón tres, Los Análogos, accesible solo para quienes, a través de arduas peleas y entrenamiento, han podido ganarse el honor de este título y posición. Son sumamente competentes a la hora de pelear, temidos por muchos y admirados por la mayoría. Ellos son la unión y la comunicación entre el rubicón cuatro y el resto de los rubicones.
Finalmente nos encontramos con el rubicón cuatro, el cual está formado por solo dos individuos: Zenith en Astrophel y Dark Aster en Vulcan I. Conocidos popularmente como Los Intrínsecos. Son pocos los que han podido verlos en la gloriosa batalla y, para muchos, tanto su apariencia como el alcance de sus poderes es un misterio. Estos superan todo lo propuesto y componen, en definitiva, un rubicón de otro mundo.
Arduas y agotadoras son las batallas, desde ambos bandos. Sin embargo, Zenith no puede permitir la victoria de su hermano como Astrophel no puede permitir la dominancia de la oscuridad. Dark Aster y sus seguidores harán todo lo que se encuentre en sus manos para que sus planes sucedan, sin importar lo que tengan que destruir.
¿Podrá Dark Aster derrotar a su hermano y convertirse en el gobernante de lo infinito? ¿O será la luz la que, finalmente, salga victoriosa?
Solo hay una manera de averiguarlo…
Copiar enlace